Mecánica de la falta

La mecánica de la falta es un campo de estudio que investiga el comportamiento de faltas geológicas.

Detrás de cada terremoto bueno es alguna roca débil. Si la roca permanece débil se hace un punto importante en la determinación del potencial para terremotos más grandes.

En una pequeña escala, la roca fracturada se comporta esencialmente lo mismo en todo el mundo, en esto el ángulo de fricción es más o menos uniforme (ver la fricción de la Falta). Un pequeño elemento de la roca en una masa más grande responde para acentuar cambios de una manera bien definida: si es apretado por tensiones diferenciales mayores que su fuerza, es capaz de deformaciones grandes. Un grupo de roca débil, fracturada en una masa competente, puede deformar para parecerse a una falta geológica clásica. Usando seismometers y posición del terremoto, el modelo necesario de microterremotos se puede observar.

Para terremotos, todo esto comienza con una grieta en forma de penique introducida como primero previsto por Brune http://www.garfield.library.upenn.edu/classics1987/A1987J040600001.pdf. Tan ilustrado, una zona del terremoto puede comenzar como una grieta sola y crecer para formar muchas grietas individuales y colecciones de grietas a lo largo de una falta. La llave para criticar el crecimiento es el concepto de un 'después de fuerza’, ya que cómodamente aseguró terremotos del interplato, por el movimiento de platos tectónicos. Bajo una fuerza siguiente, los desplazamientos sísmicos finalmente forman un rasgo topográfico, como una sierra.

Los terremotos del intraplato no tienen una fuerza siguiente y no tienen que ver con el edificio de la montaña. Así, hay pregunta desconcertante de cuanto cualquier zona activa interior tiene que vivir. Puesto que en un plato acentuado sólido, cada desplazamiento sísmico actúa para aliviar (reducen) la tensión; la zona de la falta debería venir al equilibrio; y toda la actividad sísmica cesa. Puede ver este tipo de arquear ‘lockup’ en muchos procesos naturales

http://www.exploratorium.edu/ronh/adventure/arches.html.

De hecho, la zona sísmica (como la Nueva Zona de la Falta Madrileña) se asegura vida eterna, por la acción del agua. Como mostrado, si añadimos el equivalente de un embudo gigantesco a la grieta, se hace el beneficiario de la corrosión de la tensión (el debilitamiento progresivo del borde de primera por el agua) http://www.nire.go.jp/annual/1998/28.htm. Si hay un suministro persistente de nueva agua, el sistema no viene al equilibrio, pero sigue creciendo, alguna vez aliviando la tensión de un volumen más grande y más grande.

Así, el requisito previo para seguir la zona interior sísmicamente activa es la presencia del agua, la capacidad del agua de bajar a la fuente de la falta (permeabilidad alta) y las tensiones interiores horizontales altas habituales de la masa de la roca. Todas las pequeñas zonas del terremoto tienen el potencial para crecer para parecer a Nueva Madrid o Charlevoix

.http://www.seismo.nrcan.gc.ca/historic_eq/charpage_e.php.
  1. James N. Brune, la tensión Tectónica y los espectros de sísmico esquilan ondas de terremotos, J. Geophys. Res. 75:4997-5009, 1970., revisión escrita en 1987. http://www.garfield.library.upenn.edu/classics1987/A1987J040600001.pdf recuperado el 01 de agosto de 2005
  2. Parque Nacional de arcos, http://www.exploratorium.edu/ronh/adventure/arches.html recuperó agosto 01,2005
  3. Agrietamiento de la Corrosión de la tensión de Roca en un Ambiente Químico, http://www.nire.go.jp/annual/1998/28.htm recuperado el 9 de diciembre de 2005
  4. Maurice Lamontagne, último modificado el 2003-12-22, La Zona Charlevoix-Kamouraska* Seismic, Canadá - Recursos naturales, agosto http://www.seismo.nrcan.gc.ca/historic_eq/charpage_e.php Recuperado 01,2005

Véase también



Buscar